Gafas progresivas

Las gafas progresivas se destacan como una innovación revolucionaria que ha transformado la forma en que las personas abordan la presbicia y otros problemas de visión relacionados.

Estas gafas ofrecen una solución versátil y elegante para aquellos que enfrentan desafíos en la visión de cerca, intermedia y lejana.

¿Qué son las gafas progresivas?

Las gafas progresivas son una innovación significativa en el campo de la óptica diseñada para abordar la presbicia, un fenómeno visual comúnmente asociado con el envejecimiento. La presbicia, también conocida como «vista cansada«, afecta la capacidad del ojo para enfocar objetos cercanos debido a la pérdida de flexibilidad del cristalino.

A diferencia de las lentes bifocales y trifocales tradicionales, que tienen líneas visibles en el cristal para separar las distintas potencias de la lente, las gafas progresivas presentan una transición suave y sin interrupciones de una zona de enfoque a otra. Esta característica es posible gracias a una progresión gradual de la potencia de la lente, lo que permite una visión clara y cómoda en todas las distancias, ya sea de cerca, intermedia o lejana.

La parte superior de las gafas progresivas suele estar destinada a la visión de lejos, la parte media para la visión a distancias intermedias, como la lectura del ordenador, y la parte inferior para la visión de cerca, como la lectura de un libro. Esta transición suave elimina la necesidad de cambiar de gafas al realizar diferentes tareas, proporcionando una experiencia visual más natural y conveniente.

Mujer mayor con gafas

 

¿Cómo funcionan?

El diseño de las gafas progresivas se basa en la idea de proporcionar una corrección visual continua desde la visión de lejos hasta la de cerca. La lente está dividida en tres secciones principales: la parte superior para la visión de lejos, la sección media para la visión intermedia y la parte inferior para la visión de cerca. Esta progresión suave evita las discontinuidades presentes en las lentes bifocales y trifocales, lo que hace que la adaptación sea más fácil y natural.

Como hemos explicado anteriormente, cuando una persona utiliza gafas progresivas y dirige la mirada hacia arriba, el segmento superior de la lente entra en juego, da una visión clara de objetos distantes. Al bajar la mirada hacia la parte media, la transición se produce de manera suave, permitiendo una visión nítida a distancias intermedias, como la pantalla de un ordenador. Finalmente, al mirar hacia abajo, la parte inferior de la lente facilita la lectura y otras actividades que requieren una visión cercana.

¿Qué ventajas tienen las gafas progresivas?

  • Transición natural: la ausencia de líneas divisorias en las gafas progresivas proporciona una transición visual más natural y cómoda entre diferentes distancias, eliminando la necesidad de cambios abruptos de lentes.
  • Versatilidad: las gafas progresivas son ideales para personas que necesitan corrección visual en varias distancias. Son especialmente beneficiosas para aquellos que trabajan en entornos que requieren un enfoque constante en objetos cercanos y lejanos.
  • Estética: la estética también desempeña un papel crucial en la elección de gafas. Suelen tener un diseño elegante y moderno, ya que no presentan las líneas visibles características de las lentes bifocales y trifocales.
  • Adaptación más fácil: aunque puede llevar algún tiempo adaptarse completamente a las gafas progresivas, muchas personas encuentran que la transición es más fácil en comparación con las lentes bifocales, ya que no hay una clara demarcación entre las zonas de visión.
  • Eliminación de cambios constantes: con las gafas progresivas, no es necesario cambiar de gafas para realizar tareas en concreto. La misma montura sirve para ver de lejos, leer o realizar actividades intermedias, lo que simplifica la vida diaria.

Dificultades de las gafas progresivas

A pesar de sus numerosos beneficios, las gafas progresivas pueden presentar desafíos para algunos usuarios. La adaptación a este tipo de gafas puede llevar tiempo, ya que el cerebro necesita aprender a utilizar eficientemente las diferentes zonas de la lente. Además, algunas personas pueden experimentar distorsiones periféricas o sensaciones de mareo al principio, aunque estos problemas suelen disminuir con el tiempo.

Es fundamental ajustar las gafas progresivas de manera adecuada para garantizar una experiencia visual buena. Un examen ocular regular con un profesional de la salud visual es esencial para evaluar y actualizar la prescripción de las gafas según sea necesario.

Mujer mareada

 

Las gafas progresivas representan una evolución significativa en la corrección visual, ofreciendo una solución integral para aquellos que enfrentan desafíos en la visión de cerca, intermedia y lejana. Su diseño innovador y su enfoque en proporcionar una transición natural entre diferentes distancias las convierten en una opción popular entre personas de todas las edades.